Nicaragüenses por continuidad del Sandinismo.

Deja un comentario

indice

Patricio Montesinos/El Blog de Patricio

A escasos días de celebrarse en Nicaragua nuevas elecciones generales,  previstas para el 6 de noviembre venidero, la mayoría de los habitantes de esa nación centroamericana apuesta por la continuidad del progresismo liderado por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y el actual mandatario Daniel Ortega.

Los sondeos  de opinión continúan augurando otro  triunfo en las urnas  del  candidato Ortega,  a la presidencia, y de Rosario Murillo, a la vicepresidencia,  quienes cuentan  con un 64,2 por ciento de intención de votos.

Según la más reciente encuesta realizada por M&R Consultores, ambos dirigentes  del FSLN se impondrían en la consulta popular sin mayores dificultades,  pues  las opiniones  de la población les favorecen en un 74,2 por ciento y un 72,2, respectivamente.

Los nicaragüenses confían en el proceso revolucionario Sandinista que  los sacó de la miseria en que vivían con viejos regímenes neoliberales y dictatoriales, y  además les brinda paz, bienestar, salud, educación, y seguridad ciudadana.

Nicaragua, otrora entre las naciones más pobres de Latinoamérica, ha crecido en los últimos años  a un ritmo del 4,5 por ciento,  gracias a la gestión económica del ejecutivo encabezado por Ortega.

Asimismo  espera recibir  este año  inversiones por mil  500 millones  de dólares, alrededor de 300 millones  más que en 2015, lo cual  augura  para  sus ciudadanos  un futuro más prospero, dado que el gobierno Sandinista redistribuye las riquezas.

El despunte del país centroamericano y su ejemplo para esa subregión  y la Patria Grande preocupa al “Cóndor”, Estados Unidos, que revoletea desesperado por su territorio para truncar la eventual victoria del progresismo en los comicios del próximo 6 de noviembre.

El “Cóndor” mostró  sus garras en septiembre pasado, cuando la Cámara de Representantes de Washington aprobó un proyecto de ley que pretende condicionar los préstamos de instituciones financieras internacionales a Nicaragua, a la celebración de “elecciones libres,  justas y transparentes”, postura injerencista que fue rechazada inmediatamente por el FSLN.

La Casa Blanca y el Pentágono acostumbran a utilizar ese tipo de chantaje, junto a las repetidas campañas mediáticas difamatorias,  contra los gobiernos revolucionarios de Nuestra América, con el claro propósito de favorecer  a  las fuerzas oligárquicas en las urnas.

Para Estados Unidos, los comicios en América Latina son “libres, justos y transparentes” si la derecha vence a la izquierda, de lo contrario  dejan de serlo, y entonces  acude a métodos subversivos y golpistas como los empleados en Paraguay, Honduras y Brasil, y a guerras económicas como las que le impone actualmente a Venezuela, y desde hace más de cinco décadas a Cuba con el frustrado bloqueo.

Pero, lo que más le inquieta a Washington es que con el virtual triunfo en Nicaragua del Sandinismo se romperá de una vez la llamada “restauración conservadora” en la Patria Grande, que no es otra cosa que  una arremetida contrarrevolucionaria dirigida a reimponer su dominio imperial en la región.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s