Médicos Nicaraguenses graduados en #Cuba reconocen ese infinito legado de amor y solidaridad que transmitió #Fidel a #Nicaragua

Deja un comentario

28 de nov 2016

Ejército de Batas Blancas reconoce ese infinito legado de amor y solidaridad que transmitió Fidel a Nicaragua

Tomado de:el 19 digital

Ese enorme Ejército de Batas Blancas, médicos nicaragüenses de vocación que se graduaron en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), en Cuba, destacaron ese infinito legado de amor, solidaridad y humanismo que transmitió a Nicaragua el Comandante en Jefe de la Revolución, Fidel Castro Ruz.

El paso a la inmortalidad del Comandante Fidel, también es el paso a la inmortalidad de su carácter humanista, con profunda vocación de amor al prójimo; y maestro de valores éticos fundamentales, principios humanistas y prácticas solidarias, que lo llevaron a inmortalizarse, y diseminarse en el corazón del pueblo nicaragüense.

El Médico General, Norlan Ampié, quien ahora labora para la Filial del Hospital Carlos Roberto Huembes en San Rafael del Sur, recuerda que fue en 2009 cuando inició sus estudios de medicina en la ELAM, impulsado también por el Gobierno del Comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo.

“Desde pequeño siempre quise estudiar medicina. Nací en una familia de escasos recursos, y creí que sería imposible. y gracias a Dios, Cuba me dio la oportunidad de estudiar en la ELAM”, refirió.

Lograron concretar sus sueños en Cuba

Entonces, explicó que se relacionó con muchas personas en Cuba, que le fomentaron valores, y con la Revolución Cubana pudo lograr mi sueño, y su meta de convertirse en médico.

“Nos inculcaron valores de solidaridad, humanismo, hermandad; porque desde que llegamos a la universidad (en Cuba), nos crearon ese pensamiento que la medicina no tiene que ser un negocio, sino que es para aquel que más lo necesita”, sostuvo.

En este sentido, dijo que la medicina, de acuerdo al modelo que ha fundado el Comandante Fidel, debe de ser para aquel que está lejos de las comunidades; una atención de calidad y con humanismo.

“Como nos decía el comandante Fidel, teníamos que hacer medicina de ciencia y conciencia. El Comandante Fidel fue para mí un ídolo y ejemplo para seguir. Siempre nos mandaba comunicados, llamándonos El Ejército de Batas Blancas”, recordó Ampié.

Un modelo de salud con calidad y calidez

La doctora Massiel Martínez Olivas, Médica General, graduada de la ELAM, también es de la idea que en Cuba, aprendió a brindar una salud con calidad y calidez, como se la merece el pueblo, y como en Nicaragua, también se practica.

“Lo mejor fue viajar a Cuba, para aprender de los cubanos, ese hermoso modelo de medicina humanista. Cuba es un ejemplo de solidaridad para los demás países del mundo. Cuba siempre piensa en ayudar al más necesitado; al que amerite cualquier ayuda”, refirió.

Indicó que el modelo de salud cubano es satisfactorio, por su nivel de calidad, pero sobre todo por su nivel de humanismo.

“Como graduada de la ELAM que soy, estoy totalmente agradecida con Cuba y el Comandate Fidel Castro; y estoy comprometida por toda esa solidaridad; y altos estándares científicos”, dijo esta joven.

Un Programa de Salud Integral y Humanista

La médica general, expresó que ahora su compromiso con el Comandante Fidel es brindar esa mano a las familias nicaragüenses que requieren esa medicina; porque “lo que aprendimos en Cuba, no tiene valor; no hay nada comparable; incluso es una formación que te cambia tu visión del mundo”.

Fue parte de la Primera Generación de Graduados de la ELAM, y Bernabé Calero, Jefe del Departamento de Medicina del Instituto Nicaragüense de Aeronáutica Civil (INAC), aún recuerda con mucha alegría esos grandes tiempos en que fue estudiante.

“Realmente ha sido una experiencia maravillosa el haber podido ser parte de ese gran proyecto mundial que el pueblo de cuba ha tenido, sobre todo con su Programa Integral de Salud”, manifestó.

Explicó que en 1998, producto del Huracán Mitch, el Comandante Fidel creó las condiciones para que médicos en esta región Centroamericana y del Caribe, pudieran cubrir esas necesidades de atención en salud.

“Realmente como jóvenes, supimos de esas posibilidad real que estaba ofertando Cuba; y pudimos optar a esas becas que Cuba nos ofreció para poder formar parte de ese primer contingente de médicos de la ELAM”, expuso.

Recordó que muchos jóvenes nicaragüenses fueron los primeros que llegaron a Cuba, para ir a estudiar medicina. Y en 2005, fueron los primeros graduados, de ese proyecto humanitario que significó la ELAM.

“Saber que el Comandante Fidel partió a otro plano de vida, fue una noticia muy dura para muchos nicaragüenses, que tuvimos la posibilidad de ser parte de este proyecto de la revolución”, indicó.

Calero expresó que se siente satisfecho de haber tenido la posibilidad de compartir algunas palabras, directamente con el Comandante Fidel; “esas palabras que manifestaron siempre ese humanismo, esa solidaridad, en el que Cuba no comparte lo que le sobra, sino lo poco que tiene”.

Operación Milagro, le devolvió la vista a miles

Así lo afirma también el doctor Vidal Ruiz, Subdirector del Silais Masaya, quien a raíz del triunfo de la Revolución Popular Sandinista, tuvo la oportunidad de irse a estudiar Cuba.

“Logramos continuar nuestros estudios en la Isla de la Juventud, donde concluí mis estudios de secundaria. Doy gracias al Gobierno cubano, dirigido por el Comandante Fidel Castro, porque supo formar a miles de jóvenes de todo el mundo. No solamente nos formamos médicos, sino ingenieros, agrónomos, artistas, filósofos”, destacó.

Este médico profesional, manifestó que el pueblo nicaragüense siempre llevará esa herencia del Comandante Fidel, quien tuvo esa visión humana, y fue capaz de tener la magistral idea de llevar a cabo el Programa Operación Milagro.

“Con este programa, muchos adultos mayores que sufrían de cataratas u otras enfermedades de la vista, se les realizó una operación; operaciones que eran muy costosas, se les practicó de manera gratuita por este programa solidario”, valoró.

Operación Milagro, con la conducción del Comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo en Nicaragua, ha sido un programa exitoso, que le ha devuelto la vista a más de cien mil adultos mayores, un proyecto realmente solidario refleja ese amor que el Comandante Fidel tuvo por este pueblo, enfatizó el doctor Ruiz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s