EU y Cuba: Trump contra Obama

Deja un comentario

Imagen relacionada

Por :Miguel Ángel Ferrer

El próximo miércoles 1 de noviembre la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) someterá a votación de los 193 países miembros del organismo un proyecto de resolución demandando el inmediato levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero que sobre la República de Cuba mantiene desde hace varias décadas el gobierno de Estados Unidos.

Como bien se sabe, esta votación de realiza año con año. Y a lo largo de los decenios ha ido incrementándose el número de naciones que sufragan en favor de la dicha resolución de condena al bloqueo. El año pasado fueron 191 países los que votaron en favor y ninguno en contra. Las dos abstenciones corrieron a cargo de Washington y su aliado-vasallo Israel.

Pero a pesar de la documentada condena universal al bloqueo, EU no lo suprime. Y Trump ha declarado recientemente que no será levantado por su gobierno. Y ahora, lamentablemente, las cosas pueden empeorar.

Hay algunas señales e indicios que permiten vislumbrar que este miércoles 1 de noviembre, contrariando su postura del año 2016, EU puede volver a votar en contra de la resolución que plantea la eliminación del bloqueo, lo que significaría un grave retroceso en la política de Washington en materia de relaciones internacionales, una política que no sólo daña severamente al pueblo cubano, sino que lastima también a muchísimos países que miran en el comercio con Cuba y en las inversiones en la isla una fuente de actividad económica y, por ello mismo, de prosperidad para sus negocios y naciones.

Y aunque objetivamente no es lógico ni esperable, el asunto se pondría mucho peor si este retroceso en la política internacional de EU condujera a  otros países que, habiendo sufragado muchas veces en favor de la resolución de condena al bloqueo, decidieran sumarse a la nueva conducta de Washington. Israel, y las Islas Marshall, por ejemplo.

Esta posibilidad no puede ser descartada, Y es que, con Donald Trump en la Sala Oval, cabe esperar un incremento y agudización de las presiones y chantajes contra muchos gobiernos más bien débiles con el fin de sumarlos a la política criminal y genocida que significa el bloqueo contra Cuba.

Cabe esperar eso porque, si bien Trump no posee la ideología visceralmente anticubana y anticomunista de otros políticos estadounidenses, sí es notorio que el multimillonario busca desesperadamente liquidar todo lo positivo y plausible que hizo su antecesor, Barack Obama. Más que una fobia anticubana, realmente inexistente o imperceptible, hay una patente fobia contra Obama y su legado.

Dando por sentado ese incremento en las presiones de Washington para atraer a su nueva postura en favor del bloqueo contra Cuba a muchos gobiernos, tampoco es muy probable que, como lo demuestra la historia de las últimas décadas, esas naciones pudieran ceder a esos amagos.

En el caso del gobierno mexicano, por ejemplo, sería sencillamente impensable que pudiera cambiar su tradicional, muy prestigiado y ya histórico voto en favor de la resolución por su contrario. Y lo mismo, incluso, podría decirse de otros países en los que hoy también gobierna la ultraderecha. Sería el caso, verbigracia, de Brasil y Argentina. Aún así, la experiencia aconseja no descartar nunca las mutaciones políticas por absurdas e inhumanas que pudieran ser. Porque lo vergonzoso y criminal no quita lo posible.
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s