Un informe preconcebido; Bachelet: ¿equivocada? ¡vendida!

Deja un comentario

Imagen relacionada

Mientras las víctimas de la violencia reaccionaria protestaban por el informe parcializado de Michelle Bachelet sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela, el Gobierno Bolivariano concedía diplomáticamente el beneficio del error metodológico al documento, evidentemente concebido antes de la visita de la Alta Comisionada de Naciones Unidas al país suramericano, enlodando su trayectoria política por quién sabe cuántos beneficio$ le ofrecieron los hijos del Imperio.

Curiosamente, el primer respaldo del documento firmado y leído por Bachelet provino del derechista presidente chileno, el pinochetista Sebastián Piñera, quien llamó a presentar al gobierno de Caracas ante la Corte Penal Internacional para que fuera juzgado por las miles de torturas que le atribuyen maliciosamente.

Otra figura chilena, la dirigente del Partido Comunista, Camila Vallejo, calificaba de lapidario el informe y llamaba a dirimir la situación en las conversaciones de Oslo, en las que la oposición trata de buscar una convocatoria a elecciones generales que le dé la oportunidad para acceder mañosamente al poder.

El gobierno venezolano hizo 70 objeciones al documento y llamó a que fuera modificado, tal como recogió Prensa Latina y publicó oportunamente Cubasi, pero la observación más oportuna la hizo el viceministro de Comunicación venezolano, William Castillo: “Venezuela está segura de que usted sabe que el informe no refleja la realidad de lo que vio en nuestro país”. 

Pero esto no le importó a la funcionaria, quien, con lenguaje lacónico, acusó a Nicolás Maduro de violar los derechos humanos, exculpando al imperialismo norteamericano de toda responsabilidad de la crisis y terrorismo económico que padecen los trabajadores venezolanos, pues, según Bachelet, esta crisis económica es “preexistente” y previa a “las sanciones y bloqueo económico estadounidense”.

Así, trataba de ocultar que el documento fue elaborado con la opinión de cerca de 500 opositores, incluidos agentes de la CIA, en el exterior, recordando en otro sentido el papel de Sergio Moro, preparado en Estados Unidos para ayudar a llegar al poder a un gobierno fascista en Brasil.

Está visita de Michelle Bachelet fue la estocada final para montar el expediente de violación de los derechos humanos que el gobierno estadounidense necesitaba para justificar cualquier acto de fuerza que le permitiera convertir a Venezuela en su colonia.

Estados Unidos obtendría todos los recursos minerales y energéticos de Venezuela y, por esta vía, hacerse para sí de la reserva petrolera más grande del mundo, lo que le garantizaría su supremacía en el planeta.

Pero no le basta con la salida del poder político de Maduro, sino que también plantea la liquidación de la propuesta socialista y de toda memoria que evoque el pensamiento y obra de Chávez.

Curiosamente, el primer respaldo del documento firmado y leído por Bachelet provino del derechista presidente chileno, el pinochetista Sebastián Piñera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s