Deja un comentario

La Nicaragua que USA no quiere

https://i2.wp.com/www.lavozdelsandinismo.com/wp-estaticos/2018/05/1ra-de-PRINCIPAL-11-5-18-973x642.jpg

Los hechos de violencia que desde hace varias semanas conmocionan a Nicaragua, promovidos por la derecha y protagonizados por grupos delincuenciales asalariados sin una determinada filiación política e ideológica, no surgieron de forma espontánea, obedecen a un patrón subversivo diseñado por Estados Unidos para desestabilizar gobiernos ajenos a sus intereses imperialistas.

Sigue leyendo

Anuncios


Deja un comentario

Titular estadounidense rechaza disculparse por separación de familias en las fronteras.

Resultado de imagen para La secretaria estadounidense del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Kirstjen Nielsen

La secretaria estadounidense del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Kirstjen Nielsen, rechazó que deban disculparse por la política de la administración de Donald Trump mediante la cual inmigrantes indocumentados son separados de sus hijos.

 

‘Tenemos que hacer nuestro trabajo. No nos disculparemos por hacer nuestro trabajo, hemos jurado hacerlo’, expresó la titular durante un encuentro de la Asociación Nacional de Alguaciles en Nueva Orleans, Luisiana.’Es importante tener en cuenta que estos menores están muy bien cuidados, no le crean a la prensa’, agregó sobre los diversos reportes que denuncian un trato deficiente a los infantes sacados del lado de sus padres.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Una larga historia de saqueos, agresiones y oprobio (Parte II y Final)

 

18905-fotografia-g

Por :Miguel Angel García Alzugaray

Desde el triunfo de la Revolución el Gobierno Revolucionario ha denunciado la ocupación ilegal de esa porción de su territorio, el cual se ha convertido en un nido de agresiones contrarrevolucionarias contra la Mayor de las Antillas.

A partir del 1 de enero de 1959 Estados Unidos convirtió el territorio usurpado de la Base Naval en Guantánamo en foco permanente de amenaza, provocación y violación de la soberanía de Cuba, con el propósito de crearle dificultades al proceso revolucionario. Dicha Base siempre ha estado presente en los planes y operaciones concebidos por Washington para derrocar a la Revolución.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Marco Rubio ofrece “ayuda humanitaria” para lavarle la cara al bloqueo financiero

marco rubio

Del “canal humanitario” y las dádivas del secuestrado al secuestrador

Esta tribuna adelantó el pasado 2 de mayo que parte de la ofensiva diplomática de Estados Unidos venía por el lado del “canal humanitario”, tal como había dejado entrever el representante de Washington en la OEA, Carlos Trujillo, al impulsar una convocatoria del Consejo Permanente para tratar este tema. Esta consideración fue reflejada en la resolución de la Asamblea General del organismo en la que se “urge al gobierno de Venezuela a permitir el ingreso de ayuda humanitaria al país”, según afirma el texto.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Violencia y mentiras: las dos armas de la derecha en Nuestra América

violencia en nicaragua.JPG

Por: Patricio Montesinos

La violencia y las mentiras son hoy las dos armas principales  utilizadas por la derecha internacional  y particularmente la de este hemisferio para pretender destronar a los gobiernos progresistas que en Nuestra América resisten frente a la actual embestida neoliberal orquestada desde Estados Unidos.  

Sigue leyendo


Deja un comentario

Una larga historia de saqueos, agresiones y oprobio (Parte I)

base naval.JPG

La teoría de la “fruta madura”, de John Quincy Adams; la doctrina Monroe, la concepción del “Destino Manifiesto”… y lo que cuelga, no son cosa reciente ni olvidadas en la política de Estados Unidos hacia Cuba.

Los deseos de los gobernantes y los grandes intereses de Estados Unidos por intentar apoderarse de Cuba, no son nuevos, no se originaron el Primero de Enero de 1959, como algunos, interesados, pretenden hacer ver y creer.

En fecha tan temprana como el 23 de junio de 1773, tres años antes de decretarse la independencia de las Trece Colonias, John Adams, segundo presidente de Estados Unidos (1797-1801), en carta a Robert Livingston, uno de los principales colaboradores de Thomas Jefferson en la redacción de la Declaración de Independencia y firmante de la Constitución de Estados Unidos por el Estado de New Jersey, expuso lo siguiente: “…es casi imposible resistir la convicción de que la anexión de Cuba a nuestra República Federal será indispensable para la continuación de la Unión”.

En 1787, Alexander Hamilton, Secretario del Tesoro, uno de los padres fundadores de esa nación, exhortó a que su país creara un gran sistema norteamericano superior al dominio de toda fuerza trasatlántica, y para lograrlo recomendaba: “La creación de un imperio continental americano que incorpore a la unión los demás territorios de América, aún bajo el dominio colonial de potencias europeas, o las coloque, al menos bajo su hegemonía”.

En 1805, Thomas Jefferson, tercer presidente estadounidense (1801-09), notificó al Ministro de Gran Bretaña en Washington que, en caso de guerra contra España por la posesión de La Florida Occidental, EE.UU. tomaría la Isla, porque la consideraban una posición imprescindible para la defensa militar de Louisiana y La Florida.

El 28 de abril de 1823, John Quincy Adams, quien se desempeñaba como secretario de Estado del presidente Monroe, diseñó la teoría de la “futa madura”, asegurando que cuando la isla se separara de España no podría sostenerse por sí misma y gravitaría hacia la Unión, “exclusivamente”. (Aquí no se cumplió la Ley de gravedad).

Por su parte, el 2 de diciembre de 1823, James Monroe, quinto presidente estadounidense (1817-25), en su discurso anual ante el Congreso de la Unión, expuso la estrategia de dominación regional que pasaría a la historia como: Doctrina Monroe, basada en el principio de “América para los americanos”… del Norte, se sobreentiende.

En 1845, se proclama la doctrina del Destino manifiesto: “misión histórica inevitable que le compete asumir a Estados Unidos de expansión agresiva”… porque “es nuestro destino manifiesto expandirnos por el continente que nos ha dado la Providencia”.

En 1850, Millard Fillmore, decimotercer presidente estadounidense, sería el primero en sugerir medios armados para ejercer su política expansiva.

Sobre la base de esta descarnada doctrina imperialista han endosado sus “justificaciones” para inmiscuirse en los destinos de la Isla y sus habitantes, organizar agresiones de todo tipo y mantener su injusto y criminal bloqueo, tantas veces condenado en la ONU por amplia mayoría.

Un claro ejemplo de la materialización de esta política de anexión y rapiña hacia Cuba es la ilegal base naval norteamericana de Guantánamo

Una historia de oprobio y despojos

En 1898, utilizando como pretexto la sospechosa voladura del acorazado Maine en el puerto de La Habana, Estados Unidos le declaró la guerra a España. El presidente William McKinley firmó la Resolución Conjunta del 20 de abril de 1898, la cual declaraba: “…que el pueblo de la isla de Cuba es y de derecho debe ser libre e independiente”, “…que los Estados Unidos por la presente declaran que no tienen deseo ni intención de ejercer soberanía, jurisdicción o dominio sobre dicha Isla, excepto para su pacificación, y afirman su determinación, cuando esta se haya conseguido, de dejar el gobierno y dominio de la Isla a su pueblo”.

La Resolución Conjunta autorizó al Presidente el uso de la fuerza para eliminar el gobierno español en Cuba. Sin embargo, arrebatándole la victoria de las manos a los mambises cubanos, que prácticamente habían derrotado a los colonialistas españoles, las tropas de EE.UU. ocuparon la isla, y el puerto en la Bahía de Guantánamo, durante cuatro años.

Luego de la firma del Tratado de París entre los representantes de la Reina Regente de España y los del Presidente de Estados Unidos, Cuba sería ocupada por el ejército de Estados Unidos con un carácter temporal. A cambio de la remoción de esas tropas, el gobierno cubano, que había sido instalado por Washington, incorporó en la nueva constitución cubana la Enmienda Platt, que ya era ley en Estados Unidos.

Cierto es que algunos miembros de la Convención Constituyente mantuvieron la tesis de que no estaban facultados para acordar la Enmienda solicitada por Estados Unidos, ya que ello implicaba limitar la independencia y soberanía de la República de Cuba.

Es justo recordar que Juan Gualberto Gómez fue uno de los que recomendó a la Constituyente rechazar, entre otras, la cláusula relativa al arriendo de estaciones navales o carboneras. Pero entonces el gobernador militar Leonard Wood se apresuró a dictar una nueva Orden Militar, el 12 de marzo de 1901, en la cual se declaraba que la Convención estaba facultada para acordar lasenmiendas correspondientes.

A pesar de la viril oposición de algunos patriotas, la Enmienda Platt, incorporada como apéndice a la Constitución de 1901 de Cuba, daba a Estados Unidos el derecho a intervenir en la isla, y fue impuesta como condición para la retirada de las tropas de estadounidenses de suelo cubano.

Así, el 22 de mayo de 1902 se firma el Tratado Permanente entre Cuba y EE.UU., en el que estaban incluidos los siete primeros apéndices de la Enmienda Platt, la cual entregó el control virtual de Cuba a Washington.

La Enmienda Platt permitía, entre otros tipos de saqueos legalizados, el usufructo del área de 72 Km2 a ambos lados de la Bahía de Guantánamo. La Base Naval de Guantánamo, ubicada cerca de la punta oriental de Cuba fue instalada allí, en una posición estratégica en el Caribe. Se trata de un puerto de aguas profundas que tendría un valor inestimable para Cuba si estuviera bajo su control.

Es necesario destacar que el General Leonard Wood, gobernador militar de la Isla durante la ocupación norteamericana (1898-1902): expresó:

“(…) Por supuesto, que a Cuba se le ha dejado poca o ninguna independencia con la Enmienda Platt y lo único indicado ahora es buscar la anexión. Esto, sin embargo, requerirá algún tiempo y durante el período en que Cuba mantenga su propio gobierno, es muy de desear que tenga uno que conduzca a su progreso y a su mejoramiento. No puede hacer ciertos tratados sin nuestro consentimiento, ni pedir prestado más allá de ciertos límites y debe mantener las condiciones sanitarias que se le han preceptuado, por todo lo cual es bien evidente que está en lo absoluto en nuestras manos y creo que no hay un gobierno europeo que la considere por un momento otra cosa sino lo que es, una verdadera dependencia de los Estados Unidos, y como tal es acreedora de nuestra consideración. Con el control que sin duda pronto se convertirá en posesión, en breve prácticamente controlaremos el comercio de azúcar en el mundo. La isla se norteamericanizará gradualmente y, a su debido tiempo, contaremos con una de las más ricas y deseables posesiones que haya en el mundo (…)”.

En virtud de la Enmienda Platt fue suscrito el Convenio para las Estaciones Carboneras y Navales, firmado en febrero de 1903 en La Habana y Washington, el cual en realidad incluía dos áreas: Bahía Honda y Guantánamo, aunque nunca llegó a establecerse una base naval en la primera.

En adición al convenio de febrero de 1903, el 22 de mayo de ese mismo año, se firmó un Tratado Permanente de Relaciones entre Cuba y Estados Unidos, en el que las 8 cláusulas de la Enmienda Platt son tomadas textualmente y convertidas en los artículos del Tratado.

El 2 de octubre de 1903, es aprobado por el Presidente de EE.UU. el Tratado de arrendamiento de bases navales o Carboneras (ratificado por el presidente cubano Estrada Palma). Poco después, el 10 de diciembre de 1903, los Estados Unidos toman posesión, en calidad de arrendamiento, de la bahía de Guantánamo y tierras adyacentes para la creación de la Base Naval que aún ocupan ilegalmente, contra la voluntad del pueblo y el Gobierno de Cuba.

En 1912 el Secretario de Estado de Cuba, Manuel Sanguily, negoció con la cancillería norteamericana un nuevo tratado por el que Estados Unidos renunciaba a sus derechos sobre Bahía Honda a cambio de una ampliación en los límites de la estación en Guantánamo.

El 24 de noviembre de 1933, el presidente Franklin Delano Roosevelt de Estados Unidos emitió una declaración oficial en la que alentó la conjura de Batista y el Embajador en La Habana, Sumner Welles, contra el gobierno de Grau, que incluía la oferta de firmar un nuevo tratado comercial y derogar la Enmienda Platt. Roosevelt explicó que: “…Sería bienvenido cualquier gobierno provisional en Cuba en el cual el pueblo cubano demuestre su confianza”.

El 29 de mayo de 1934, como resultado de las luchas del pueblo cubano que derrocó al gobierno de pronorteamericano de Gerardo Machado y en el espíritu de la política norteamericana del “Buen Vecino”, bajo la presidencia de Roosevelt, que buscaba continuar dominando América Latina en condiciones diferentes pero con los mismos objetivos, de una manera más favorable fue firmado un nuevo Tratado de Relaciones entre la República de Cuba y Estados Unidos de América que derogaba el de 1903, y con ello la Enmienda Platt.

Ya había sido derrocado el conocido como Gobierno de los Cien Días – que Estados Unidos nunca reconoció – por una conspiración desde la embajada norteamericana en la que jugó un papel protagónico Fulgencio Batista como representante de los intereses de Estados Unidos, tanto que al gobierno surgido del golpe se le conoce como Batista, Caffery, Mendieta, siendo Batista el jefe del ejército, Jefferson Caffery el embajador de Estados Unidos y Carlos Mendieta el presidente nombrado por los golpistas.

En este nuevo Tratado también quedaba excluida definitivamente Bahía Honda como posible base, pero se mantenía la permanencia de la base naval de Guantánamo y la plena vigencia de las normas que lo regían.

El territorio de la “estación naval” fue fortificándose y acondicionándose poco a poco hasta que, en la primavera de 1941, la Base quedó establecida como estación naval de operaciones bajo la estructura siguiente: estación naval, estación naval aérea y base del cuerpo de marines y de almacenes. La Base se continuó expandiendo y en 1952, el Secretario de Marina de Estados Unidos decidió cambiarle el nombre de “U.S. Naval Operating Base” por el de “U.S. Naval Base”, y ya entonces tenía una estructura que incluía el Centro de Entrenamiento.

Entre otros detalles que hay que subrayar de esta etapa, es que desde esa base imperial se apoyó a la aviación batistiana contra los rebeldes de la Sierra Maestra, además de inundar al cercano poblado de Caimanera de droga, antros de juego, prostitución y otros vicios practicados por los marines yanquis.

(Razones de Cuba)


Deja un comentario

El sector agrícola de Estados Unidos pide a Trump levantar el bloqueo a Cuba

La Asociación Nacional de Departamentos Estatales de Agricultura de Estados Unidos (NASDA) exigió el miércoles en La Habana a la Administración de Donald Trump que levante el bloqueo que impone a Cuba desde hace casi seis décadas y normalice las relaciones comerciales bilaterales.

Sigue leyendo